Anorexia

Estar sin estar presente, con tanta gente alrededor que apenas te percibes.

Una sombra.

Vendando el dolor con risas huecas para evitar la pregunta sin historia.

Tragando la poca evidencia de agua que contenía la copa.

Miras tu vientre, apenas se nota.

La desesperación desangra cuando ya no sangras.

Haces muecas, estúpidos ademanes disimulando tristezas, sobrepasando derrotas.

Emulando sonrisas rotas.

O al menos lo intentas hasta que el instante te ahoga.

Sales a tomar aire y a comer bocanadas de humo que no engordan.

No consumes.

Te consumes.

Cada hora más.

Te convidan un bocado y finges saciedad.

Esquivas el espejo de la disconformidad.

Enciendes otro cigarro y lo fumas antes que te consuma.

La fiesta aun no acaba.

Los invitados han venido a verte, es tu último acto.

El más ausente de ti, el más esperado por ellos.

Ya no tragas.

Lo único que deseas encontrar es la imagen que el espejo no te devolverá.

Enciendes el ultimo cigarro, pero la anorexia fuma tu cuerpo en una pitada profunda

y absorbe a esa maldita sombra que se movía frente a ti,

presumiendo tu mismo nombre.

2 comentarios sobre “Anorexia

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: