Vibrar alto o bajo nos deja sin palabras

¿Alguna vez has amado tanto a alguien que te quedaste sin palabras que abarquen todo el sentimiento, porque el propio Te amo se queda corto de significado?

Esto ocurre porque las palabras son limitantes. Si bien construimos nuestro día a día con el poder de comunicación que tiene la palabra, existen emociones tan intensas que nos dejan sin ellas.

Ocurre lo mismo con la tristeza. Cuando perdemos a un ser querido las palabras desaparecen y nuestro cuerpo se llena de lágrimas y angustia.

 Es increíble porque a pesar de tener tantas palabras en nuestro vocabulario cuando las emociones toman la posta, desaparecen. ¿Por qué?

En el caso de las emociones incómodas como la tristeza, nos quedamos sin palabras como un mecanismo de defensa que nos protege de sentimientos que puedan perturbarnos aún más. Si observamos nuestros pensamientos en esos momentos, prevalecen la angustia, la desazón y todo nuestro entorno se torna frio y oscuro. No podemos pensar más allá de esa emoción dolorosa, afloran la ansiedad, la culpa, el remordimiento. Las palabras están bloqueadas detrás de nuestra garganta y, a la menor intensión de expresión, brotan las lágrimas.

Cuando nos quedamos sin palabras frente a una emoción positiva, la exaltación es tan grande, vibramos tan alto que la única expresión posible para demostrar lo que sentimos es el lenguaje corporal. Al quedarnos sin palabras, abrazamos, besamos, saltamos de alegría, vibramos en frecuencias tan elevadas que solo nuestro cuerpo es capaz de expresarlo. Si la emoción de alegría está acompañada de amor verdadero, ya sea amor de pareja, amor de padres, de hijos, de amigos, faltan muchas palabras en nuestro diccionario para poder expresar lo que realmente sentimos.

Las emociones vibran dentro nuestro con distintas intensidades y tanto las más elevadas como las más bajas logran hacer que las palabras desaparezcan.

Liliana Bodoc decía: «Si alguna vez nos toca quedarnos sin palabras, es bueno que sea porque estamos maravillados y no porque estamos vacíos…»

Les dejo un pequeño ejercicio:

Piensen unos minutos: ¿Cuántas emociones atravesaron hasta hoy que los dejaron sin palabras? ¿Pueden enumerarlas?

¿Alguna vez amaron tanto que se quedaron sin palabras?

¿Alguna vez sufrieron tanto que se quedaron sin palabras?

.

¡Buen fin de semana para todos y será hasta el martes!

2 comentarios sobre “Vibrar alto o bajo nos deja sin palabras

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: