Nuevo lanzamiento selección de relatos de terror «Dentro de mi»


Hoy les traigo la imagen de portada de mi nuevo libro de relatos que estará disponible en formato digital en el último mes del año. Ha sido un año intenso de trabajo ya que he terminado dos novelas que saldrán el próximo año y esta selección que minuciosamente he elegido para ustedes. Esta nueva entrega está compuesta de dos partes. Una parte se llama «Desde la realidad» que contiene 15 relatos cortos donde el terror se asoma desde la vida misma, desde lo inesperado de la rutina o de las malas decisiones que muchas veces tomamos y que sólo crean monstruos debajo de la piel.

La segunda parte se titula «Desde la mente», también contiene 15 relatos cortos pero en este caso el terror está narrado desde el interior de nuestra mente. Esos miedos a los que tememos llegar, ya sea de la mano de una enfermedad mental, de una carencia fisica o esos que quedaron ocultos por traumas no superados en nuestra infancia.

Quiero agradecer especialmente a mi querido amigo Carlos Cárcamo Vogel, un maestro en el análisis de las obras de terror y que muy amablemente acepto hacer el prólogo de este libro. Si desean saber mas de su trabajo pueden ir a su Instagram @terror.en.literatura.y.cine por el prólogo impecable que escribió, a mi querida Florencia Fuentes por regalarme su arte al plasmar muy bien mi idea en el tremendo dibujo que hizo para la portada y a todos ustedes por seguir leyendo mis historias y alimentando este ser escritor que llevo dentro.

Les dejo por aquí un fragmento del cuento que abre el libro. Se titula “El cuadro”, es un cuento que he disfrutado mucho al escribirlo a pesar de lo macabro o asqueroso que puede resultar para algunos de ustedes, leerlo.
El cuento está narrado desde la voz de un artista plástico que está en busca de su obra cumbre pero encuentra una escena extremadamente repugnante.
¿Qué hará entonces? ¿La plasmará en su lienzo?

[…]
En mi mente mil ideas imaginaban el origen de aquella tragedia, pero nada en lo absoluto, me devolvía un hecho coherente.
Una mezcla de olor a podrido y carne asada era dueña del aire. A un costado del lugar donde se hallaba la mujer sentada, una parrilla ostentaba lo que habría sido un gran cerdo cocido o quemado a las brasas, no puedo imaginar cuánto tiempo atrás. Al lado de ese manjar se podía ver el cuerpo de un bebé, chamuscado también a las brasas. Sus pequeños brazos retraídos al rostro, en un vano intento de evitar quemarse, mostraban la silente lucha que atravesó aquel pequeño cuerpo.
El sonido enronquecido y gutural desde el fondo de aquel putrefacto cuerpo de madre, irrumpía desesperado. El intento de comprender la situación junto a mi necesidad por traducir al lienzo aquella imagen, permitían a mis oídos la licencia de no escuchar. O escuchar sin importancia. Esa mujer era insalvable, y yo podía pintar mi mayor obra de arte.
Uno, dos, tres. Tres niños muertos y una madre amorfa y repugnante intentando darles aliento, podrido aliento de una imposible vida. Impensable. Una mosca revoloteaba sobre la boca de uno de ellos hasta lograr ingresar a los pasillos negros que conducían al interior de su cuerpo. Quizás ya puso sus huevos.

[…]
Pronto tendrán el link para disfrutar del terror en toda su extensión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: